Saltear al contenido principal
El Carboncillo, Cómo Utizarlo Y Cual Comprar

El carboncillo, cómo utizarlo y cual comprar

Herramientas para dibujar a carboncillo

El carboncillo se puede utilizar como técnica definitiva, terminando la obra con este material, o como proceso de encaje para terminar después con otras técnicas, como el óleo, el acrílico, etc.

Para hacer un dibujo a carboncillo necesitaremos los siguientes materiales:

Lápices de carbón comprimido: son más grasos y se borran menos que el carboncillo. Son como lápices normales, con más o menos dureza, pero la mina interior es de carbón en vez de grafito.

Carboncillos de distintos grosores: se recomienda usar una barra gruesa para dibujar, ya que si la afilamos con el lijador obtendremos una gran variedad de grosores. La barra de carboncillo se vende suelta o por cajas. Es un medio sencillo para dibujar, nos permite corregir nuestros errores fácilmente.

Difuminos: al igual que los pinceles, trapos o nuestros dedos, los difuminos se utilizan para difuminar el carboncillo. Al trabajar el dibujo con ellos obtenemos una gran cantidad de tonos grises. Con el difumino se obtiene mayor precisión que con los pinceles, los dedos o el trapo, porque se llega a todos los rincones con su punta afilada. Para dibujar con varios grosores de difuminos es suficiente.

Varias gomas: serian recomendables una dura y otra goma blanda que se pueda moldear. A la blanda se le puede dar cualquier forma para hacer efectos o brillos concretos.
La dura se suele utilizar para borrar de forma más potente.
Hay otro tipo de goma que es cómo un lápiz.

Lápiz blanco: otra herramienta es el lápiz blanco que sirve para dar pequeños toques de luz y claridad al final, si es que no hemos respetado el blanco del papel para los brillos o zonas de luz.
Normalmente los brillos más puros en el carboncillo suelen ser el blanco del papel.

Tiza, lápiz blanco o pastel blanco: se pueden usar para conseguir esos brillos, las zonas más luminosas del dibujo.

Trapo de algodón: para borrar los encajes o zonas que no me convencen del dibujo. El carboncillo es fácil de retirar con un trapo.

Cutter: para sacar punta a los lápices. Sacándole punta cuidadosamente en forma curva se aprovecha toda la punta.

Polvo de carboncillo: con polvo de carboncillo y un difumino podemos dibujar con manchas, sin líneas, es una forma bastante rápida de abocetar cualquier forma. Después esta mancha se puede retocar con un lápiz o carboncillo. Con esta técnica se pueden llegar a hacer dibujos muy realistas.

Una lija: para dar forma a la punta del lápiz y limpiar el difumino.

En la próxima entrada sobre esta técnica a carboncillo trataremos sobre cómo conseguir representar el volumen y las sombras de los objetos con el carboncillo.

Deja un comentario

error:
Volver arriba